“Esto va a dejar de ser algo que es nuestra cultura”: Residentes y vendedores de La Villita expresan preocupación sobre el futuro del Discount Mall

Esther+L%C3%B3pez%2C+47%2C+propietaria+y+empleada+de+Esther%27s+Fashion%2C+ha+estado+vendiendo+ropa+de+mujer+en+el+centro+comercial+Little+Village+Discount+durante+15+a%C3%B1os+junto+a+su+esposo.

Maria Guerrero| La DePaulia

Esther López, 47, propietaria y empleada de Esther’s Fashion, ha estado vendiendo ropa de mujer en el centro comercial Little Village Discount durante 15 años junto a su esposo.

Los vendedores de un centro comercial local dicen que su centro comercial es más que un sitio residencial, sino que es parte de la cultura de la comunidad y una entrada sustancial de ganancias para la ciudad de Chicago. 

Después de la compra por 17.5 millones de dólares de La Plaza de La Villita por parte de Novak Construction Company a principios de febrero, los propietarios de las tiendas del Discount Mall en La Villita expresaron sus preocupaciones sobre el futuro de sus negocios. 

Esther López, de 47 años, propietaria y empleada de la tienda Esther ‘s Fashion ha estado vendiendo ropa de mujer en el centro comercial de La Villita junto con su esposo Jorge Santiago por 15 años.

Ella dice que el Discount Mall en La Villita se ha desarrollado para ser parte de la vida de López y se ha convertido en algo más que un centro comercial para vendedores y compradores.

“Es tu vida, tu vida está aquí, te sientes como tu mismo pueblo”, dijo López. “Le llamo un lugar único porque siempre viene la gente a buscar algo en La Villita. La Villita es única”.  

La pareja ofrece alteraciones de ropa y diseño de vestidos además de vender vestidos de mujer para ocasiones especiales como quinceañeras, bodas y bailes de graduación.  López y Santiago también han podido expandir su negocio y administrar una tienda de golosinas mexicanas que vende artículos como chicharrones, jarritos, paletas y helados. 

Ella dijo que ha podido invertir en la tienda y construir el establecimiento desde cero junto con su esposo. Algo que le ha brindado a la familia la oportunidad de seguir adelante desde la llegada de López a los Estados Unidos desde Puebla, México. 

“Somos gente trabajadoras y emprendedoras, somos gente que venimos de nada pero sabemos cómo salir adelante”, dijo López. “Si nosotros lo vamos, esto no va a ser lo mismo”. 

Los clientes de López se expanden desde toda la región del medio oeste. Dijo que varios compradores provienen de estados vecinos como Wisconsin, Indiana, Michigan, Ohio y hasta Nueva York. 

“Me siento triste porque la gente viene y me busca. Pueden ver otras tiendas alrededor pero siempre le gusta venir a este lugar porque es cultura ”, dijo López . “Una cliente me dijo que cómo  van a cerrar esto si es de nosotros. Aquí hacen cosas que en ningún lado ni en Walmart te hacen”. 

López comprende las decisiones de los nuevos propietarios y desarrolladores, pero quiere que vean la perspectiva de los vendedores  y lo que el centro comercial de descuentos significa para ellos.

La calle 26 en La Villita se ha convertido en el centro cultural de la comunidad mexicana en Chicago. Con alrededor de 500 negocios locales en el vecindario, el área abastece a una variedad de opciones mexicanas. Discount Mall, siendo uno de ellos, ofrece a los compradores una variedad de opciones, desde artesanía tradicional mexicana hasta mascotas. Los compradores a menudo se refieren al centro como “México”.

“Esto va a dejar de ser algo que es nuestra cultura, si alguien quiere un elote viene aquí a la calle 26, es una cultura”, dijo López. “Es el sustento de muchas familias, no solo una”.

Al igual que ella, la vendedora y propietaria de Source Fashion Corp, Kocoy Malagon, quiere seguir trabajando y ayudar las ganancias de Chicago y La Villita. Sin embargo, se siente excluida de la falta de comunicación e información entre Novak, el concejal George Cardenas y los vendedores.

Tanto López como Kocoy Malagon dijeron que no han recibido información clara sobre los posibles cambios y renovación de la Plaza de La Villita. Vendedores como ellos se enteraron de la información de la compra a través de los medios de comunicación locales y la comunicación del vecindario. 

“Queremos ser socios y ser parte del progreso”, dijo Malagon. “Cuando le mandamos una carta a Novak que queremos ser parte de ese progreso de ese avance, ellos no dicen que no saben si el Discount Mall sería la mejor opción para esta plaza. Pero le dejamos saber que nosotros somos la segunda entrada de dinero para la ciudad de Chicago. Somos el ancla de los negocios de la calle 26”. 

Según el Chicago Reader, la calle 26 genera más ingresos que cualquier otro corredor comercial en toda la ciudad.

“Si a nosotros nos desplazan, comienza la gentrificación y no solo se le perjudica a nosotros los comerciantes, le perjudica a la comunidad y a la gente de aquí ”, dijo Malagon. “A caso nuestro dinero no vale o prefieren hacer negocios con alguien de color más claro cuando podemos pagar”.

El Sun Times informó que Novak y los desarrolladores quieren traer más minoristas nacionales al área como Target o tiendas de comestibles dirigidas a latinos. La compra de la plaza de La Villita conducirá al posible cierre del centro comercial Discount que ha estado en la comunidad durante 29 años. El concejal George Cardenas le dijo al Sun Times que espera que se construya un gimnasio para atraer a las familias jóvenes del vecindario.

Bee, una residente de Pilsen que asistió a un evento dirigido por jóvenes que luchaba contra el cierre del Discount Mall, está preocupada por la posible gentrificación que ocurre en La Villita como está ocurriendo en Pilsen.

“Al final del día, no lo están haciendo por las razones correctas, no lo están haciendo para mejorar nuestra cultura y nuestra gente”, dijo Bee. “Lo están haciendo para desplazarnos y hacer que la comunidad se vea mejor, pero no para nosotros, para ellos, para que las personas superiores con dinero entren y destruyan lo que sabemos”.

Ella dijo que su mayor temor por los nuevos cambios es destruir un centro que es familiar para la comunidad, basado en el vecindario, asequible para la comunidad y que tiene oportunidades de trabajo para La Villita.

“¿Por qué lo necesitamos aquí? Lo que necesitamos es gente de la comunidad que nos comprenda que estamos vendiendo y que tienen nuestros productos ”, dijo Bee. “Es el miedo a destruir nuestra cultura, lo que le hicieron a Pilsen lo van a hacer aquí”.