“CPS nos ofrece una espada de doble filo”: Maestros y padres de CPS exigen más recursos al reabrir clases

Maestra+de+escuela+secundaria+Kelly+en+el+vecindario+de+Brighton+Park%2C+Anna+Lane%2C+se+une+a+los+maestros+de+toda+la+ciudad+en+un+%22Sick+Out%22+en+solidaridad+con+los+maestros+que+no+pueden+acceder+sus+clases+virtuales.%0A%0AKarina+Mireya+%7C+La+DePaulia

Karina Mireya

Maestra de escuela secundaria Kelly en el vecindario de Brighton Park, Anna Lane, se une a los maestros de toda la ciudad en un “Sick Out” en solidaridad con los maestros que no pueden acceder sus clases virtuales. Karina Mireya | La DePaulia

A pesar de que los casos de Covid-19 continúan aumentando en Chicago, en la carta de reapertura de las Escuelas Públicas de Chicago se afirma que, “Según los datos de salud pública, las escuelas pueden estar abiertas de manera segura.”

Hilario Dominguez, maestro de educación especial en la escuela Peter Cooper Academy en Pilsen, dice que no está de acuerdo con CPS y que las escuelas están lejos de alcanzar las medidas seguras para reabrir.

“CPS nos ofrece un arma de doble filo. Nos piden que elijamos entre nuestra vida y nuestro sustento. Bueno, no podemos mantener nuestro sustento sin nuestras vidas”, dijo Dominguez.

Un reportaje  de WBEZ muestra que aproximadamente el 31% de las familias latinas y el 33.9% de las familias afroamericanas dijeron que enviarán a sus hijos a clases; estos estudiantes constituyen más del 80% de los estudiantes del distrito.

Según los maestros de Cooper Elementary, la asistencia de alumnos y maestros es baja. La mayoría de los maestros de Cooper han optado por no regresar a la escuela.

“No tiene sentido tener escuelas abiertas si la mayoría de los estudiantes y maestros no se sienten lo suficientemente seguros para regresar”, dijo. 

Dominguez dice que los estudiantes de la primaria Cooper están en desventaja de no tener los recursos necesarios para abrirse de manera segura.

“No creo que nuestra escuela, ni ninguna escuela para en ese caso, haya sido equipada adecuadamente para garantizar la seguridad de nuestro personal y estudiantes”, dijo Dominguez.

Los maestros han estado trabajando incansablemente y aprendiendo a través de prueba y error las mejores formas de mantener a los estudiantes comprometidos en línea.

“Entiendo que aprender en línea no puede reemplazar físicamente estar en un aula, pero tenemos que abrir las escuelas de manera segura”, dijo. 

Dominguez dice que el enfoque de CPS y la Alcaldesa Lori Lightfoot debe ser en mejorar el aprendizaje remoto.

Pero para los padres, sus opiniones de reabrir las escuelas son diferentes. 

Elisa Tavares, madre de hijos estudiantiles en Darwin Elementary en Logan Square, dice que su hijo de tercer grado ha tenido dificultad con el aprendizaje remoto. Su hijo tiene un plan 504, que es un plan de acomodación. Toda la atención que él necesita no la puede recibir en línea. 

A pesar de la dificultad del aprendizaje remoto para Tavares, ella dice que puede esperar hasta que definitivamente las escuelas estén seguras para los maestros y estudiantes.

“La mejor manera en que puedo apoyar y proteger a los maestros y también a mis hijos es no enviarlos de regreso [a clase]”, dijo Tavares.

Tavares dice que no es sorpresa que CPS haya fallado a escuchar a los maestros y padres.

“CPS no ha explorado diferentes maneras de abordar las desigualdades de los diversos estudiantes en las comunidades afroamericanas y latinas”, dijo Taveras. 

De acuerdo con la carta de reapertura de CPS, CPS lograr que los estudiantes regresen a la escuela es una “cuestión de equidad”, ya que los estudiantes afroamericanos y latinos se están quedando atrás de sus hogares.

Los estudiantes afroamericanos y latinos han optado por no participar en el aprendizaje en la escuela. Según un informe de WBEZ, el 67,5% de los padres blancos y el 33% de los asiáticos dijeron que sus hijos volverían. Solo alrededor del 15% de los estudiantes del distrito son blancos o asiáticos.

Los maestros, como Domínguez, ven el enfoque de equidad de CPS como la forma correcta de abordar las desventajas del aprendizaje remoto para estudiantes afroamericanos y latinos.

“El distrito no ha proporcionado los recursos adecuados para que las escuelas se preparen adecuadamente para la reapertura. Nuestras escuelas no son seguras”, dijo Domínguez. 

Noemi Cortés, madre de hijos estudiantiles en la primaria Darwin, dice que ella ha tomado la decisión de que su hija regrese a la escuela debido a la dificultad en concentrarse de forma remota.

“A mi hija le falta el aspecto de interacción social que viene con el aprendizaje”, dijo Cortés.

Otro factor que llevó a Cortés a esta decisión fue la gran comunicación entre la primaria Darwin y los padres. La escuela le ha estado dando información sobre cómo la escuela está manteniendo la limpieza y seguridad.

A pesar de que Cortés decidió que sus hija regrese a clase, menciona que CPS no se da cuenta que para los maestros no es posible regresar por razones de seguridad.

“Si CPS está obligando a los maestros a regresar, están poniendo en peligro la vida de nuestros niños. CPS debe respetar su decisión”, dijo Cortés.

La tensión entre CPS y CTU es tan tensa que ni siquiera pueden escucharse entre ellos mismos.

Maria Godinez, madre de una hija estudiantil en la primaria Lloyd en Belmont Cragin, a igual que Cortés también decidió la opción de regresar su hija a las aulas.

“Cómo trabajamos mi esposo y yo, entonces no teníamos tiempo de estar con ella en la hora de clases. Ya que regreso a la escuela ahora tiene más oportunidades de educación”, dijo Godinez.

A pesar de su decisión, Godinez todavía tiene preocupaciones ya que en Belmont Cragin es una de las comunidades latinas con altos contagios de Covid-19.

A pesar de que las escuelas han abierto y los padres escojan que sus hijos regresen a las aulas, el plan de reapertura no es definitivamente segura.

“Es por eso que rechazamos su plan de reapertura y continuaremos exigiendo seguridad, equidad y confianza”, dice Dominguez.