OPINIÓN: El Mariachi Arcoíris está rompiendo barreras en la música tradicional mexicana

Los+miembros+del+Mariachi+Arco%C3%ADris+de+Los+Angeles+posan+en+sus+trajes+tradicionales%2C+representando+la+comunidad+LGBTQ.

Carlos Samaniego

Los miembros del Mariachi Arcoíris de Los Angeles posan en sus trajes tradicionales, representando la comunidad LGBTQ.

Una de las mayores contribuciones de la cultura mexicana al mundo es la música de mariachi. La música de mariachi se originó en Jalisco, México y es emblemática de la cultura mexicana. 

Este conjunto musical incluye instrumentos como la guitarra, trompetas, violines y guitarrón. La música de mariachi se toca típicamente en eventos importantes como en cumpleaños, bautizos, bodas e incluso funerales. 

El Mariachi Arcoíris de Los Ángeles desafía la imagen y las expectativas de un grupo de mariachi tradicional. 

El Mariachi Arcoíris, como su nombre lo indica, es el primer mariachi que representa a la comunidad LGBTQ+ dando nueva vida y significado a las canciones tradicionales mexicanas. 

Carlos Samaniego, director y fundador de Mariachi Arcoíris, comenzó a tocar música de mariachi en una época en la que era tabú ser abiertamente gay. 

“Eso para los músicos de mariachi con los cuales yo trabajaba era algo tabú, como que realmente no les parecía y realmente no sabían qué hacer. Yo creo que tal vez ellos nunca se habían enfrentado a esta situación, que alguien sea abiertamente gay y que esté trabajando con ellos”, dijo Samaniego. 

Samaniego tuvo que enfrentar burlas y discriminación por ser abiertamente gay en mariachis tradicionales. Desafortunadamente la música de mariachi es enraizada y muy influenciada por el machismo y es por eso que el ejemplo de Mariachi Arcoíris es tan radical y especial. 

Samaniego formó el Mariachi Arcoíris para un evento específico. El evento fue una boda gay de mentira durante el mes del orgullo, porque en ese entonces el matrimonio gay todavía no era legal. La boda era un símbolo de resistencia.

“Al organizar esta boda yo asistía a una universidad bastante latina y pues dijeron: okay tenemos que tener mariachi, en cualquier boda hay mariachi”, contó Samaniego. “A mí se me ocurrió y dije que tal si fuera un mariachi gay”. 

De ese evento, salieron más actuaciones para el Mariachi Arcoíris pero el grupo fue mal formado por la inexperiencia de Samaniego para dirigir un mariachi y el grupo se disolvió después de unos meses.

Pero esa primera creación del grupo fue la semilla que se plantó que luego dio vida a lo que hoy en día es el Mariachi Arcoíris. 

“Cuando pasaba por algún mal momento que alguien se burlaba de mí o cualquier cosa, siempre pensaba ‘algún día voy a volver a formar el Mariachi Arcoíris’”, dijo Samaniego.

Finalmente, a finales de 2015 algo sucedió para Samaniega. 

Alguien le dijo un comentario homofóbico que fue insignificante pero a la misma vez muy significante porque fue la gota que derramó el vaso y permitió que Samaniega volviera a formar el Mariachi Arcoíris después de muchos años. 

“La idea era crear un espacio seguro en donde uno puede venir a ensayar, podemos conseguir trabajos en donde estamos libres de esos acosos, ese bullying, esas cosas negativas y donde podemos ser quienes somos y celebrar eso al mismo tiempo”, dijo Samaniego sobre la razón porque se formó el Mariachi Arcoíris de nuevo. 

El renacimiento de Mariachi Arcoíris fue difícil para Samaniega. Él tenía que conseguir músicos que querían integrar al grupo. 

“Cuando uno empieza desde cero cualquier grupo, pues no tienes trabajo, es empezar pues con muy poco”, comentó Samaniego. 

Con el tiempo, el grupo se estableció cada vez más y más y ahora hay 13 músicos en el Mariachi Arcoíris, pero en el reinicio del grupo ese número fluctuaba entre tres y cinco miembros. El grupo ha viajado a España, la Ciudad de México y también a otros estados dentro de los Estados Unidos. 

El Mariachi Arcoíris no solo ha creado un espacio seguro para ellos mismos, sino incluso para su público. Muchos jóvenes ven a los miembros del Mariachi Arcoíris como ejemplos y héroes. 

El Mariachi Arcoíris está trayendo la cultura mexicana a una audiencia estadounidense y al mismo tiempo trayendo la representación LGBTQ+ a espacios tradicionales. 

“Creo que la representación es importante porque eso hace que algo se normalice”, dijo Samaniego. 

La representación que el Mariachi Arcoíris ofrece al mundo es sumamente importante porque ahora otros pueden tomar inspiración para ser quienes son en cualquier disciplina, no solamente en la música. 

El Mariachi Arcoíris cuenta con la primera mujer transgénero en la historia de la música de mariachi. Ella se llama Natalia Melendez y fue una de los miembros iniciales del grupo.

Eve Estrella Stiles, una mujer mexicana transgénero del vecindario Belmont Cragin cree que la representación es importante porque ayuda iniciar cambios en nuestra sociedad. 

“La representación es importante porque significa cambio”, dijo Stiles. “Las mujeres trans siempre han sido las pioneras de los movimientos, no solo de la cultura queer, sino también de la cultura pop y la vida. Entonces, ver a mi hermana Natalia Marie Melendez continuar con el legado de las mujeres trans, continuar siendo pioneras en los movimientos, me hace más que orgullosa de ser trans”. 

Stiles cree que el Mariachi Arcoíris ha cambiado la imagen de la música de mariachi de una manera influyente. 

“Tener personas LGBTQ+ que cantan estas canciones nos permite entender y escuchar un tipo diferente de dolor, tristeza y resiliencia y permite que la música de mariachi ahora se conecte a muchas más audiencias”, dijo Stiles. 

Al fusionar la música de mariachi con la representación LGBT, el Mariachi Arcoíris está brindando la esperanza de un mejor futuro, un futuro tolerante y lleno de alegría.