La belleza y complejidad del acento latino

La+belleza+y+complejidad+del+acento+latino

Tori Smolen | La DePaulia

El español es un idioma increíblemente complicado con dialectos regionales. Para muchos el español suena como un solo idioma y la importancia de su origen es lo que menos tienen en cuenta. Aunque como hispanohablantes, entendemos que la forma de hablar español de cada país es tan distinta que no podemos entender por qué alguien creería que todos sonamos iguales.

Dado que el español es uno de los idiomas más diversos del mundo, nosotros como hispanohablantes nos definimos por nuestro país de origen. Alguien de Venezuela habla español de manera muy diferente que alguien de Puerto Rico. Este mismo concepto se aplica incluso a personas del mismo país. En Colombia, un acento caleño suena diferente al acento costeño. Todos los países de Latinoamérica tienen esta característica y las personas generalmente pueden notar la diferencia en los acentos regionales de su propio país. 

Los acentos hacen mucho más que dejar que otros identifiquen de dónde somos. Nuestros acentos llevan ricas historias, culturas y tradiciones. Nuestros acentos son tan individuales y personales para nosotros, como una huella dactilar – cuentan nuestras historias de inmigración, familia y tradiciones. 

Manuel Rodríguez, un estudiante de ingeniería aeronáutica de Querétaro, México, cree que los acentos nos hacen quienes somos. Él cree que su acento cuenta la historia de su familia y la historia de su país.

“Los acentos permiten que las personas se identifiquen como parte de una comunidad. Representa no solo de dónde somos, sino también nuestra tradición y cultura como resultado de nuestra historia nacional”, dijo Rodríguez. “Mi acento no solo representa quién soy ahora, también representa una cultura milenaria que ha evolucionado a lo largo de los años ”.

Aparte de la belleza, el acento latino ha sido sexualizado y exagerado en la cultura popular estadounidense. Algunas personas en los Estados Unidos también ven el acento latino como algo exótico, porque ha sido romantizado por las industrias del cine y la televisión.

Muchas películas y programas de televisión todavía operan con estereotipos malos de latinos, lo que incluye que los actores tengan que exagerar sus acentos para adaptarse a un papel específico. Esto contribuye a estereotipos dañinos como el del “Amante Latino” y la “Latina Loca”.

Daniel Méndez, un joven del vecindario de Portage Park, está de acuerdo con el hecho de que la industria de entretenimiento se beneficia al aprovecharse de los acentos latinos. 

“Soy cubano, nuestro acento se usa muy popularmente para los villanos en las telenovelas y películas latinas. Como cubanos, tendemos a tener una voz más profunda cuando hablamos en español y no [somos] tanto romantizados como [somos] sexualizados en la cultura pop ”, dijo Méndez.

Tener un acento cuando hablas inglés en los Estados Unidos a veces puede verse como una maldición. Ese acento puede poner a la gente en situaciones inseguras y hacer que los latinos sean un objetivo de burla y xenofobia. Esto puede hacer que las personas se sientan condenadas al ostracismo simplemente por ser quienes son.

“Creo que las personas con acentos diferentes son tratadas como inferiores en especial cuando tienen su acento muy marcado mientras que cuando tienes un ‘buen acento’ te cuestionan cómo lo logras”, dijo Jessica Camacho Rivera, una joven ecuatoriana y estudiante de la Universidad DePaul.

Aparte de las críticas que recibimos como latinos por nuestro acento, podemos encontrar consuelo en aquellos con acento similar al nuestro. Somos capaces de construir una comunidad con aquellos cuyas voces transmiten experiencias con las que podemos identificarnos. Encontrar a alguien con un acento similar es emocionante y te hace sentir parte de una comunidad. 

“Hablé en español hasta que vine a DePaul donde al inicio me sentí muy insegura de mi acento… pero ahora me enorgullezco de mi acento”, dijo Camacho Rivera. “Nuestros acentos son mágicos y logran conectarnos con desconocidos aunque estemos a miles de kilómetros de casa”.