Voces silenciadas: Latinos expresan sus miedos sobre el ‘tabú’ cultural de la salud mental

Back to Article
Back to Article

Voces silenciadas: Latinos expresan sus miedos sobre el ‘tabú’ cultural de la salud mental

Jonathan Aguilar | La DePaulia

Jonathan Aguilar | La DePaulia

Jonathan Aguilar | La DePaulia

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Se espera que los latinos sean la población con minoría étnica más grande en el electorado de los Estados Unidos 2020, aún solo uno de cada cinco latinos con síntomas de salud mental fueron al médico. 

En el año del 2045, aproximadamente 24.6 por ciento de los latinos constituirán la población de los Estados Unidos. En 2016, del 17.8 por ciento de los latinos que viven en los EE.UU., el 15 por ciento fueron diagnosticados con una enfermedad mental en los últimos años– afectando el estigma de salud mental que se encuentra en las comunidades latinas. 

Keila Vega, estudiante de segundo año en la Universidad DePaul, dice que sus estudios en psicología la motivó a luchar contra el estigma de salud mental que se encuentra en las comunidades latinas. 

“Quiero convertirme en terapeuta para niños y adolescentes porque quiero ayudar a resolver este problema y permitir que los jóvenes latinos entiendan que hablar y buscar ayuda para problemas de salud mental está bien”, dijo Vega. “La salud mental siempre ha sido y sigue siendo un tema tabú en la comunidad latina. Nunca he entendido realmente por qué. No fue hasta que les dije a mis padres que me estaba especializando en psicología que se habló de la salud mental en mi casa ”.

Vega dijo que su padre no está de acuerdo con su decisión y que la salud mental es un problema que aún él no ha aceptado. 

“Es difícil para mí estudiar sin que mi padre piense que es importante de alguna manera, pero siento que al perseguir lo que siento que necesita mi comunidad, incluso si alguien en esa comunidad todavía no ve el valor, puedo combatir esos estigmas “, dijo Vega. “Tampoco hay tantos recursos de salud mental en las comunidades latinas, que es donde debería estar el primer paso, y es de esperar que más latinos, como yo, puedan ayudar a llenar ese vacío”.

Ella dijo que implementar recursos en las escuelas primarias y secundarias para aquellos que tienen dificultades con la salud mental es una forma de llevar el diálogo de la salud mental a la comunidad latina. 

En Pilsen, Paola Zamora-Rojas, de 26 años, participó en ‘The Gabriel Project’, una organización centrada en la adicción y la salud mental en las comunidades latinas. 

Ella dijo que la salud mental era parte de su comunidad todos los días mientras trabajaba en ‘The Gabriel Project.’ De trabajar en proyectos a hablar con los padres que buscan ayuda para sus hijos, Zamora – Rojas dijo que el concepto de la salud mental es difícil de entender y comprender para las generaciones mayores. 

“El estigma alrededor de la salud mental en nuestra comunidad latina es algo que muchos de nosotros crecimos porque es lo que les enseñaron a nuestros padres”, dijo Zamora – Rojas. “‘Los niños no lloran’ ‘tienes que ser macho’ ‘si estás triste ponte a limpiar’ comentarios como [estos] están grabados en nuestras cabezas desde que éramos niños”.

“La cultura latina se basa mucho en la masculinidad tóxica y la idea de que los hombres no pueden estar tristes. Que las mujeres no pueden estar tristes. Todo es un círculo vicioso ”, dijo Zamora – Rojas.

Alrededor del 33 por ciento de los adultos latinos que padecen de enfermedades mentales por año reciben tratamiento en comparación con el promedio estadounidense del 43 por ciento. 

Las condiciones comunes de salud mental que se encuentran en las comunidades latinas son el trastorno de ansiedad generalizada, la depresión mayor, el trastorno de estrés postraumático, el suicidio y el uso excesivo de alcohol y drogas. 

Sylvia, de 42 años, residente de Pilsen y miembra de la fuerzas policiales, dice que ella experimentó de primera mano un retroceso de la salud mental dentro de la comunidad latina después de que un miembro de la familia se negó a aceptar tratamiento y decidió a automedicarse. 

“Cuando le dije personalmente a los miembros de mi familia que buscaran ayuda, lo primero que me dicen es ‘No estoy loco'”, dijo Sylvia. “El estigma detrás de las personas que creen que ver a un médico o terapeuta resultará en medicamentos, no siempre es el caso. Simplemente tener una conversación con alguien que escuche y no sea “crítico” es un gran alivio”. 

La falta de información, seguro médico y la barrera del idioma en las comunidades latinas aumenta el estigma relacionado con la salud mental. 

“La gran idea errónea [de la salud mental] es que no existe. Muchas familias simplemente no están informadas o no están equipadas para lidiar con la salud mental. En mi propia familia, he visto a muchas familias simplemente enterrar todas las enfermedades mentales juntas y simplemente pasarlas como locas ”, dijo Gaby López, una estudiante de asesoramiento y defensora de agresión sexual de Rape, Abuse and Incest National Networking.

Organizaciones como Healthy Hood han creado una iniciativa de salud mental llamado ‘Get Yo Mind Right’ para aliviar el estigma de salud mental y ayudar a las comunidades de bajo desarrollo. 

“Sólo la conciencia y la educación aclaran los conceptos erróneos [de la salud mental],” dijo Sylvia. “Muchas personas de nuestra comunidad están estancadas en sus caminos debido a que simplemente no saben y no tienen el sistema de soporte adecuado”.