Artista latinx local se convierte en fundadora de una compañía de prensa para la comunidad queer

Artista+latinx+local+se+convierte+en+fundadora+de+una+compa%C3%B1%C3%ADa+de+prensa+para+la+comunidad+queer

Cortesía de Sarita Hernández

Sarah Maritza Hernández, conocida como Sarita, es una educadora de arte, historiadora oral y fundadora de Marimacha Monarca Press.

La prensa de Marimacha Monarca es un colectivo de creativos queer y trans creativos de color que se unen a través de la familia queer basada en el sur de Chicago. La mayoría del equipo que lo hace realidad se involucra con diferentes medios de forma independiente, desde la comedia hasta la pintura, pero se unen a través de la participación de la comunidad, el grabado y la creación de revistas.

“Los miembros fundadores son todas las personas que co-crean nuestra primer revista juntos llamado Dear Baby Queer y luego decidimos continuar haciendo esto”, dijo Hernández.

Sarita y el resto de los educadores han estado muy entusiasmados con sus próximos proyectos. Sin embargo, la situación actual con COVID-19 y la incertidumbre que viene con el futuro de casi todo el mundo, los está poniendo nerviosos.

“Haremos [una vez que todo esto termine] algo de programación con Night Out in the Parks en torno a la fabricación de papel de semillas, el grabado y la creación de libros”, dijo.

Al igual que muchos latinx criados y viviendo en los EE. UU., Sarita se conecta con sus raíces de vez en cuando al regresar a la tierra donde nacieron sus padres. Algo que también está siendo afectado y es incierto en este momento debido a la pandemia.

“Salía ​​visitar a mi familia en Jerez, Zacatecas, México, cuando era más joven, íbamos en coche durante las vacaciones de invierno, pero eso solo duró como 2 o 3 años”.

Más tarde, después de graduarse de pregrado, junto con su madre tuvieron la oportunidad de compartir un viaje a lo que describe como una experiencia poderosa.

“Mi mamá y yo fuimos a su ciudad natal en Sonsonate, El Salvador. Era mi primera vez y era la primera vez de mi madre desde que había emigrado a los Estados Unidos “, dijo Hernández.

Una de las personas que pueden relacionarse mejor con Sarita es Kaelyn Andrade, estudiante de segundo año, estudiante de arte en la UIC. Al igual que Sarita, Kaelyn es mexicana y salvadoreña  de primera generación que trabajó junto con Sarita en el Museo de Artes Mexicanas. 

“Me gusta mucho su perspectiva sobre las instituciones y la accesibilidad”, dijo Andrade. “Ella tiene grandes ideas sobre cómo cambiar el formato de visualización, experimentar obras de arte y lo que es y puede ser visto o considerado importante”.

Sarita, quien obtuvo su Maestría en 2017 de la UIC, dijo que se encontró en un lugar ligeramente diferente a lo que esperaba. La transición fue difícil pero su experiencia cambió cuando se conectó con su sus raíces.

“Venía de California. No tenía conexiones aquí. Así que la transición fue tan, tan difícil, que casi me salgo … “, dijo Hernández. 

Fueron aquellos del Centro Cultural Latino UIC, quienes ayudaron a Hernández en su vida profesional. Con ellos, ella aprendió a integrar las artes con la historia oral, la justicia ambiental y la justicia social.

“Trabajé como asistente de posgrado en el Centro Cultural Latino UIC y fue increíble… literalmente fue un trabajo que cambio mi vida”, dijo Hernández. “Siempre extrañaré ese lugar”.