The Student Newspaper of DePaul University

The DePaulia

The Student Newspaper of DePaul University

The DePaulia

The Student Newspaper of DePaul University

The DePaulia

Fotoperiodista de Chicago captura las alegrías y luchas en Cuba en una exposición de arte

Alex García está exhibiendo su trabajo en una exposición en el Centro de Fotoperiodismo de Chicago.
El+fot%C3%B3grafo+Alex+Garc%C3%ADa+habla+con+los+estudiantes+de+DePaul+sobre+sus+fotos+de+Cuba+en+el+Chicago+Center+for+Photojournalism+el+1+de+septiembre.
Tess Lafemina
El fotógrafo Alex García habla con los estudiantes de DePaul sobre sus fotos de Cuba en el Chicago Center for Photojournalism el 1 de septiembre.

Durante los años de su adolescencia, el fotoperiodista Alex García no podía visitar Cuba, el lugar donde nació su padre, debido a la agitación política y las restricciones de viaje. Pero su curiosidad y “obsesión” por el país natal de su padre iba crecieron año tras año.

Finalmente, en 1995, pudo poner un pie en la isla cuando se convirtió en fotoperiodista para el Chicago Tribune y comenzó a cubrir Cuba para el periódico. Allí, se propuso conectarse con su familia distanciada y documentar las vidas de las personas y la cultura en la isla. 

Desde entonces García ha pasado más de 30 años capturando fotografías de las alegrías y el sufrimiento de su gente que ahora está exhibiendo en una exposición en el Centro de Fotoperiodismo de Chicago.

“Estas imágenes son la mejor manera en que pude abordar la historia más grande de toda mi experiencia”, dijo en una charla el 17 de septiembre, donde habló sobre su herencia cubana y sus viajes a visitar a su familia en La Habana.

García nació en Chicago, pero es hijo de un padre cubano y una madre estadounidense blanca.

“Hay tantos aspectos en esta exhibición que realmente se trata más de compartir con todos ustedes lo que estoy aprendiendo; es un picor que he tenido y que he estado rascando desde que tenía cinco años”, dijo.

García tomó fotografías de momentos y figuras importantes desde mediados de los años 90 hasta el 2010. Estuvo presente cuando el Papa Juan Pablo II visitó la isla por primera vez en 1998. 

También tomó fotos de Fidel Castro, el exlíder de Cuba. Pero García dijo que estaba más interesado en captar la vida cotidiana de los cubanos. 

“Vi muchas situaciones y circunstancias desafiantes”, dijo García.

Tomó fotos de bailarines de ballet, festivales, edificios antiguos y boxeadores cubanos. Trabajó en un ensayo fotográfico en un gimnasio de boxeo en La Habana y lo visitó varias veces desde entonces. También tomó múltiples fotos de los atletas boxeadores.

Cuando publicaba su trabajo en el Chicago Tribune, García esperaba que sus fotografías tuvieran un impacto en el público estadounidense, pero eso no ocurrió en ese momento, dijo.

La mayoría de las personas, recordó, no prestaban mucha atención a las fotografías o la situación en Cuba. 

García agregó que fue  “frustrante” que sus fotos no tuvieran ese impacto en la percepción del público sobre Cuba.

La prima de García, Oritta García, es cubana y pasó toda su vida en la isla. Ella lo ayudó en esos viajes y su reconexión con Cuba como traductora y guía. Oritta García ahora vive en Chicago y estuvo presente en el discurso del artista.

Oritta García dijo que tiene una gran admiración por su primo y su trabajo.

La fundadora del Chicago Center for Photojournalism, Denise Keim, habla con los estudiantes de DePaul el 1 de septiembre. (Xander Kleckner)

“He visto muchas fotos [de Cuba] tomadas por otros extranjeros. Son un poco desconectadas, un poco diferentes”, dijo Oritta García. “Sientes algo diferente cuando estás mirando una foto que fue tomada por alguien que tiene una conexión, que tiene un entendimiento más profundo, que sabe dónde apuntar una cámara, cuál es la historia, cuál es el fondo, es diferente”.

Sus piezas favoritas son las fotos de familias. Algunos de ellos, dijo, le contaron a Alex García sus historias de vida, lo que los conectó aún más.

Las fotografías, dijo, eran “increíblemente mágicas. No sé cómo, pero de alguna manera reflejan todos esos sentimientos de esas familias en una sola imagen”.

Mike Riviera, un amigo de García y quien también es fotoperiodista latino, estuvo presente esa noche. 

La exhibición resonó con Rivera, quien dijo que se dio cuenta de que “como primera generación, mis padres nacieron en Honduras, no me di cuenta de que soy como un puente entre dos generaciones diferentes y también dos culturas. Recordando de dónde vengo y el pequeño cambio que puedo hacer aquí, la fotografía puede lograrlo”.

Rivera es originario de Texas, pero se mudó a Chicago para trabajar en el Chicago Tribune y ahora vive en la ciudad. Aunque ambos fotoperiodistas trabajaron en el Tribune,  se conocieron después de que Alex García dejará el periódico hace tres años. García llamó a Rivera y se conectaron rápidamente como creadores latinos.

“La experiencia latina no es un monolito. Los cubanos luchan, los mexicanos luchan, los centroamericanos luchan. Todo es muy diferente y la gente necesita darse cuenta de que no somos todos exactamente iguales”, dijo Rivera. 

Alex García ahora realiza talleres de fotografía en Cuba con la ayuda de su prima Oritta García.

More to Discover