Artista mexicano trae esperanzas a Chicago a través de sus murales

Despu%C3%A9s+de+la+indignaci%C3%B3n+nacional+por+la+desaparici%C3%B3n+y+muerte+de+una+joven+soldado+Vanessa+Guill%C3%A9n%2C+el+artista+Milton+Coronado+conmemora+su+memoria+con+un+mural+en+Pilsen.+%40milt1coronado+%7C+Instagram

Milton Coronado

Después de la indignación nacional por la desaparición y muerte de una joven soldado Vanessa Guillén, el artista Milton Coronado conmemora su memoria con un mural en Pilsen. @milt1coronado | Instagram

Un artista Chicano local usa su pasión por la pintura en aerosol para recordar las vidas de los fallecidos, brindando esperanza y orientación a la próxima generación de jóvenes en su comunidad.

El artista mexicano y fundador de Street Art Ministry, Milton Coronado, de 40 años, comenzó a dibujar a los cinco años después del fallecimiento de su madre como una forma de terapia. Él aprendió el arte en aerosol con aerógrafo en camisetas durante su adolescencia. Su técnica de aerosol pronto lo llevó a recibir la atención de sus compañeros y otros artistas del graffiti. 

“La pintura con aerosol es algo que no se enseña en la escuela, se aprende en las calles al hacerlo y rodearse de otros artistas de aerosol callejeros”, dijo Coronado. “Al practicarlo y hacerlo, desarrollas un estilo y una habilidad, comienzas a aprender el oficio”. 

Coronado comenzó a cometer actos vandálicos poco después con otros taggers a los 17 años, pero su vida se vio derrumbada después de que su padre fuera asesinado por pandilleros que él conocía. El dolor de la muerte de su padre llevó a Coronado a encontrar consuelo en su fe y descubrir su misión de servicio comunitario. Era su pasión recién descubierta por servir a su comunidad lo que llevó a Coronado a establecer un nuevo mensaje y propósito con el arte en aerosol. 

“Fue cuatro años después cuando volví a utilizar aerosol, pero con la idea y misión de establecer una precedencia para otros y ser un ejemplo para otros”, dijo Coronado. “Que pueda usar esta herramienta para servir a otras personas a través de embellecimiento de la comunidad y para traer esperanza a otros”.

Con una nueva visión en mente, Coronado se embarcó en un viaje para pintar murales de personas que han fallecido en una forma de traer esperanza y sanación a las familias.

“Cuando pinté un retrato de mi padre que fue asesinado en 2001, experimenté una sensación de esperanza, terapia y alegría al hacerlo”, dijo Coronado. “Reconocí la importancia de cómo esto puede ayudar a otros a sanar, no a sanar por completo, sino a ser parte del componente de un proceso de sanación. Partí con la misión de retribuir de esta manera”. 

Desde entonces, Coronado ha utilizado su obra de arte no solo para honrar y brindar sanación a las familias de víctimas de delitos como Marlene Ochoa y Vannessa Guillén, sino también para llevar justicia a sus nombres. 

“Te sientes enojado, sientes que no había justicia y quieres justicia para ella”, dijo Coronado en referencia a su reciente mural de Vanessa Guillén, la soldado del ejército que fue asesinada en una base de armería militar por otro soldado alistado. 

“Esta historia estaba en silencio y no podemos dejar que se esconda debajo de una alfombra y olvidarnos de ella. Necesitamos justicia para ella y la única forma en que podemos obtener justicia es tomando medidas ”, dijo Coronado. “Decidí devolverle a la familia y a la ciudad de Chicago este regalo de ella para que no nos olvidemos de ella, no olvidemos su historia y podamos seguir hablando de ella”. 

Coronado dijo que fue el mural y la educación de su familia lo que le mostró el valor de servir y honrar a los demás a través de su oficio. 

“Me enseñaron que el talento y los dones que tengo no son solo para mí, sino que también deben compartirse y contribuir a mi comunidad”, dijo. “Tengo estos dones y habilidades no para mí, sino para devolver y servir”.

Una vez que experimentó un pasado inquietante con el abuso físico y la muerte de ambos padres, Coronado se enfocó en el trabajo con la nueva generación de jóvenes, guiándolos en sus caminos.  

“Decidí centrarme principalmente en este grupo de niños, jóvenes y adolescentes porque vivimos en tiempos difíciles y ellos necesitan amor, atención, reconocimiento y empuje”, dijo Coronado. “No quiero que una persona joven pase por lo que yo pasé”.

A través de su colaboración con organizaciones sin fines de lucro como Gospel Graffiti y su organización autodirigida de Art Street Ministry, Coronado pudo ser un mentor de jóvenes liderando eventos comunitarios como el embellecimiento de la comunidad y la instalación de murales.

Art Street Ministry combina el viaje de fe de Coronado y su pasión por el arte para involucrar a los jóvenes en el trabajo de servicio comunitario a través del empoderamiento de la fe para difundir el amor y llevar a otros a encontrar su propio viaje de fe. 

“Trabajo hacia ese objetivo para tener una vida mejor, no solo para mí, sino también para mis hijos, mi familia y para las futuras generaciones de latinos en los que pueda ser un ejemplo”, dijo Coronado. “Quiero ser su voz a través del arte, quiero ser su voz a través de la defensa de los jóvenes, quiero ser su voz a través de la educación y la liberación de prédicas”.