Familia y residentes de Pilsen exigen justicia y aclaración sobre la muerte de Miguel Vega

La+madre+de+Miguel%2C+Mar%C3%ADa+Vega%2C+llev%C3%B3+un+ramo+de+rosas+blancas+mientras+la+familia+marchaba.+%2F%2F+Miguel%27s+mother%2C+Maria+Vega%2C+carries+a+bouquet+of+white+rosas+while+the+family+leads+the+march.

Karina Mireya

La madre de Miguel, María Vega, llevó un ramo de rosas blancas mientras la familia marchaba. // Miguel’s mother, Maria Vega, carries a bouquet of white rosas while the family leads the march.

Miembros de la familia de Miguel Vega y residentes de Pilsen exigen respuestas y aclaración después que Vega, de 26 años, fue abatido por un oficial de policía encubierto del departamento de Chicago. 

El sábado por la tarde en la esquina de la calle 18 y la avenida Blue Island, familiares de Vega y líderes comunitarios se unieron en Plaza Tenochtitlan para pedir transparencia y rendición de cuentas durante el mitin #JusticiaParaMiguel. Cientos de manifestantes, junto con familiares de Vega, marcharon por Pilsen gritando el nombre del hombre latino que fue abatido. 

Erik Vega, de 20 años, hermano menor de Miguel Vega, habló durante la reunión exigiendo justicia y verdad sobre lo que ocurrió la noche del lunes 31 de agosto cuando su hermano mayor fue baleado en la cuadra 1300 de West 19th Street por policías. 

El departamento de policía no ha salido a hablar con nosotros sobre lo que sucedió esa noche”, dijo Erik. “Tienen miedo pero la verdad tarde o temprano saldrá a la luz. La cámara corporal saldrá y mostrará que mi hermano no lo hizo. Hablaremos y buscaremos justicia hasta que la consigamos”. 

Según el Departamento de Policía de Chicago, los oficiales respondieron a una llamada de un vecino que informaba sobre un individuo sospechoso en el área.

El subjefe, Daniel O’Shea, dijo que los oficiales se presentaron en el lugar en un automóvil sin distintivos cuando se encontraron con un grupo de cinco parados en una acera. Cuando los oficiales intentaron salir de su vehículo, disparos del grupo fueron disparados hacia ellos, según las autoridades. Los oficiales devolvieron disparos al grupo y dispararon a Miguel Vega detrás de la cabeza. Vega fue llevado al Hospital Stroger donde murió horas después.

Tom Ahren, director de noticias y comunicación de CPD, tuiteó una foto del presunto arma de fuego del delincuente encontrada en el lugar.  La declaración preliminar del departamento de policía informó  que dos personas del grupo fueron detenidas.

Los agentes involucrados en el tiroteo son colocados en funciones administrativas durante 30 días y la Oficina Civil de Responsabilidad Policial investiga la situación. El departamento de policía y la alcaldesa Lori Lightfoot no han revelado ninguna información sobre los oficiales que mataron a Vega.

Aún no se ha confirmado quién disparó el arma o si el grupo estaba armado.

La familia de Vega se muestra escéptica con el informe de CPD y pide que se publiquen las imágenes de la cámara corporal del oficial de esa noche. La familia cree que Vega estaba desarmado ya que el arma de fuego fue encontrada a más de cuarenta pies del cuerpo de Vega. 

“Estoy muy enojado porque tiene que ir por este camino”, dijo Erik. “Habían más personas involucradas y, sin embargo, los que fueron arrestados esa noche fueron despedidos y quiero respuestas sobre por qué los dejaron ir, por qué no se los quedaron y miraron sus dedos en busca de armas, ¿por qué alguno de los que  no ha hecho?” 

Vega, el mayor de cuatro, era hermano, hijo y padre. Criado en Pilsen pero viviendo con sus padres en la ciudad de Calumet, Vega estaba en el área la noche del tiroteo visitando a amigos de la infancia de la primaria. Ahora deja a dos niños pequeños y una madre afligida buscando respuestas sobre lo que le sucedió a su hijo. 

Los familiares de Vega dijeron que CPD no ha respondido a sus preguntas sin respuesta o no se han comunicado para discutir el tiroteo. 

Según el Tribune, Vega no tenía antecedentes de cargos por armas de fuego y no estaba involucrado en actividades de pandillas. 

Byron Sigcho López, concejal de Pilsen, se dirigió a la multitud en la manifestación condenando la deshumanización de las personas morenas y negras dentro de la comunidad, siguiendo con un momento de silencio para Vega y su familia. 

“Solo la verdad nos hará libres a todos”, dijo López. “Cuando veamos salir la verdad comenzaremos a sanar. Una y otra vez, los jóvenes son víctimas de un sistema podrido, porque nuestro sistema está podrido hasta la médula”. 

El mitin de oradores siguió a una ceremonia azteca que incluyó música, bailes y salvia para ayudar a llevar limpieza y curación a la comunidad y la familia en duelo.

El mitin comenzó a marchar pacíficamente por la calle 18 gritando “Nosotros  los protegemos” y “Justicia para Miguel Vega”.  

A pesar de la protesta pacífica de la comunidad, hubo una fuerte presencia policial con equipo antidisturbios durante toda la marcha.   

Líderes comunitarios, activistas y oradores se solidarizaron con la familia y ofrecieron sus condolencias mientras la marcha giraba de regreso a la Plaza Tenochtitlán, donde la familia estaba parada en medio de un círculo rodeado de simpatizantes de la comunidad. 

“Lamento que tengas que estar sin un ser querido y de la comunidad estoy aquí contigo. Lamento que tengas que explicar la muerte de un  padre a dos niños ”, dijo un partidario de la comunidad que prefirió permanecer sin identificar. 

Erik Vega compartió su frustración y dolor con la gran presencia de policías instando a su hermano a ser inocente y a obtener respuestas del departamento de policía. 

“Desearía que estuvieras en mis zapatos, desearía que sintieras mi dolor, no puedo ir a casa para ver a mi hermano dormir o hablar con él, pero estoy bastante seguro de que ustedes sí”, dijo a la multitud de oficiales de policía. 

“Todavía estoy esperando para ver si quieren mostrar sus caras y hablar con mi familia sobre lo que pasó esa noche. Este no es como ningún otro caso porque el departamento de policía sabe que mi hermano es inocente ”, dijo Erik.